RSS

dime,amada mia,dime...





Era ya entrada la noche, y aquella niña, de cabellos cobrizos y ojos de color miel contemplaba el cielo estrellado desde la ventana de su habitación como acostumbraba a hacer desde que tenia 7 años antes de dormir, su miraba se perdía en la blancura y pureza de la luna, con la que hablaba silenciosamente acompañada de su mesita de madera e iluminada por la luz de las estrellas

Pero aquel día, su rostro estaba bañado en lágrimas, se apoyaba en la pared de su habitación dirigiendo su mirada hacia aquel astro blanco mientras abrazaba su almohada, la luna preocupada, decidió acercarse a ella aquel día por su ventana

-¿Qué te pasa, mi niña, que hoy no me hablas? ¿Por que lloras abrazada a tu almohada?

La niña se asombró al ver a la luna en su ventana, pero no dudó en contestar lo que aquel día carcomía su alma

-El amor, mi amada luna…el amor es lo que me hace llorar hoy aquí en mi cama, abrazada a mi almohada

La luna parecía sorprendida, ¿Quién era el que había hecho daño a su querida niña?

-Pero preciosa mía... ¿No es el amor lo deseado por todos los humanos? pues desde el cielo cada noche los veo felices y enamorados, paseando ambos por la calle cogidos de la mano

-Luna…señora que por las noches con tu luz iluminas las calles, que contemplas como dormimos, incluso averiguas como y que soñamos, que poco sabes del amor y de los asuntos del corazón…

Pero la luna, que creía entenderlo todo acerca de los humanos, no entendía por que la niña decía eso, ella que durante muchos siglos había visto a los hombres vivir y progresar, pero que jamás llorar por algo como el amor…

-Niña mía…no entiendo el por qué aun de esas lagrimas derramadas por Venus, ¿No puedes contarme el por qué, cariño?

La niña silenciosa contemplo a la luna, recordando lo que le hacia llorar las ultimas semanas

-Luna mía…el amor, me ha dado a probar un poco de su pastel envenenado, pero tan pronto como lo he probado me lo ha arrebatado…

-¿Y eso mi amor? El amor no es así de cruel…

-Yo tampoco tengo la respuesta, amada, pero…hace unos meses cupido lanzo una flecha sobre mí…me enamoré de los ojos de un buen amigo..sin embargo él no se fijo en los míos, sino en los que la persona que a mi lado estaba…

-Pero querida…si tus ojos irradian luz

-Para él oscuridad, cariño
-¿Y tampoco se fijó en tus preciosos labios? ¿Tu sonrisa?

-¿Estaría aquí si así fuera?

La niña hundió su cabeza en la almohada que abrazaba, y la luna, que ahora parecía comprender, la iluminó con su luz, como si de una caricia esperanzadora se tratase…

-Mi niña…no llores mas…anímate, pues que el amor pueda ser cruel, la vida ha de seguir adelante, y si él es realmente quien ha de amarte eternamente, un día será capaz de ver en tus ojos la luz que yo veo.

Y dicho esto, la luna se marchó, la niña siguió llorando en ausencia de la luna por aquel amor, mientras, en un sitio pequeñito en el infinito universo, la luna lloraba también, y ahora había descubierto la causa de su trágico llanto, estaba enamorada de aquella niña, que cada noche hablaba con ella para contarle su vida, lloraba por aquel amor tan imposible entre la luna y una niña

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

2 comentarios:

Lu dijo...

esta realmente genial^^

se nota que hoy tuvimos clase de latin y griego XDDDD

Prince Cookie von Love Love dijo...

Me encanta.
solo puedo decir eso kumicilla.
es precioso, y ahora que diego esta malito y no esta aqui me has hecho llorar T.T

maldita sensibilidad...T^T

sigue asi por favoooor

Publicar un comentario