RSS

lust life

El sol empezaba a caer, las resplandecientes luces de Nueva York empezaban a dejar ver una ciudad llena de edificios altos, gente transitando de acá para allá, en una esquina una señora discute con su hijo mientras en la parada de autobús 5 jóvenes adolescentes están hablando sobre que chica de su clase tiene los pechos mas grandes. Yo estoy sentado en la barra de un pub y mi vista de alrededor no puede ser mas penosa…Un chico no muy alto, bajo y lleno de granos esta observando a una chica que podría ser modelo..no vas a conseguir mucho chaval si te arrimas de esa manera. Suspiro. Si me preguntasen a mi que hago todos los días para acabar con alguien en la cama podría darle miles de trucos, pero ese no seria uno de ellos. No se como un joven de hoy en día puede seguir pensando que ese viejo truco de arrimar cebolleta le va a servir de algo más que para llevarse una buena ostia en la cara o en algún sitio peor. El momento no se deja mucho de esperar y al rato veo al mismo joven encogiéndose sobre si mismo. Me río, es realmente penoso.

Si miro a mi izquierda la vista no es mejor, una chica borracha esta enseñándolo todo sobre el escenario, mientras una piara de hombres no paran de gritarle cosas como “plántame los pechos en la cara” o cosas peores como “ te comía todo zorra”

En esta sociedad, a estas horas de la noche, en este mundo, es a lo mas que puedes optar. Empresarios de día vienen a enseñarnos su bonito trasero forrado a partir de las 8. Realmente es lo que el mundo nos ha enseñado, las personas se hartan de las ordenes de un jefe, de su mujer, sus hijos, o están asqueados de su propia vida. En ese último puesto me encuentro yo. Hace años, el mundo me demostró la crueldad humana mientras yo vivía una tierna inocencia junto a mi padre. Un mundo de sueños en el que mi padre me prometía ser de mayor un reconocido empresario del mundo americano, nada más y nada menos que un trabajador del World Trade Center. Pero de eso hacen ya años, y en mi vida los sueños han sido reemplazados por lujuria y noches de fiesta en las que el mundo desaparece cada instante.

Vuelvo a mirar a mi alrededor en búsqueda de una buena presa. Hace un mes me encapriché con un chaval, guapo y con dinero. El muy gilipollas no solo me rechazó, sino que casi monta un escándalo. Me vi obligado a hacerle callar de alguna manera, y que mejor manera que a mi manera. Le invite a mi casa, con la excusa barata de que le enseñaría el mejor licor del mundo, un licor que le abriría mas caminos a la riqueza. Que ingenuos son a veces, dejándose llevar por el dinero, una sonrisa, y unas cuantas palabras de disculpa. Creo que no volverá a molestarme, aun debe notar la mezcla de sabor a semen y hierro en la boca, la presión de mi M1911 en su sien, y por supuesto el dolor en su trasero. No soy como aquellos asesinos en serie, yo no dejo ninguna marca o algún símbolo para que mis presas no se olviden de mi, pero me aseguro de que no vuelvan a molestarme y que se acuerden de mi nombre cada vez que lo escuchen, que sientan el miedo mientras yo solo recuerdo el placer que me dieron.¿ Creéis que soy cruel? Nada más allá que cualquier humano. Soy capaz de amenazar y follarme a quien me parezca, pero jamás he matado a nadie, y soy honesto, e incluso bueno con quien se porta bien conmigo. No soy como esos humanos que prometen cosas que luego no cumplen. Eso si, os puedo asegurar, que desde aquel 11 de septiembre solo pienso en mi, mis necesidades y mi placer, y estos pequeños sirvientes de un dios, son mi pasaporte para conseguirlo.

Un grupo ha empezado a tocar algo en el escenario. Sinceramente la música que tocan es apestosa, pero me fijo en el chico de la guitarra. Rubio, ojos verdes, tiene unas mejillas sonrojadas preciosas y unas manos que me gustaría probar. Espero a que acabe el concierto. Tiene un par de amigos que no me importaría tampoco llevarme a casa…lo primero seria emborracharles hasta que no sepan que están haciendo, luego empezar a hacer comentarios en plan coña sobre sexo, y acabar en casa. Es la táctica que siempre uso en los bares, la gente que viene aquí suele estar dispuesta a todo, aunque a mi me gusta complicarme un poco. Seria muy aburrido si solo me acercase a un chico o a una chica y les pidiese follar en el baño. Demasiado visto. Ya lo he hecho un par de veces y la experiencia no es muy gratificante. Estas pensando mas en el repulsivo olor del que esta cagando al lado que en que te la esta comiendo. El pequeño concierto termina con un solo de guitarra y la gente aplaude. Bueno aclaro, la gente que esta aun en sus cabales aplaude, el resto, algunos estallan a carcajadas, las chicas lanzan piropos no muy currados al cantante y algunos están en el suelo revolcándose...a veces me pregunto porque sigo viniendo a estos sitios.

Me acerco al chico rubio con una enorme sonrisa, presentándome. El chico tiene una voz preciosa, me da las gracias y se presenta también, presentándome a todos sus compañeros. Que bien, me esta facilitando el trabajo. Tras una charla corta con todos ellos sobre su música, la cual finjo adorar, y algunos gustos sobre películas, alguna actriz guapa y el bar, me regalan un disco suyo y yo les invito a un par de copas en la barra, cosa que ninguno rechaza. Bebemos. El cantante no sabe beber, al rato está tan borracho que se pone a cantar algo sobre una mariposa sobre el escenario. Le miro con desprecio. Odio a la gente que no sabe beber. En cambio mi chico rubio se esta portando muy bien. El alcohol le ha afectado de tal manera que ahora me cuenta su vida. Ese tipo si me gusta, me dan carnaza por si algún día quieren contar que les hice. Su familia esta en la ruina, su hermana es mayor y es una quejica que quiere irse a Washington a estudiar cuando no tienen un duro. El esta harto de las broncas de su padre y esta tocando con unos amigos para poder irse de casa. Bueno, es una buena idea, si se pudiese vivir de la música y si se llevase bien con ellos. Llevan dos meses tocando y ya el batera esta peleado con el bajista. No duraran mucho. Al menos a mi me darán diversión esta noche.

Tienen que pasar dos horas más hasta que barajo la idea de hablarles de sexo. El primer guitarra y el cantante son gays y están liados entre ellos, por lo que me ha contado el rubio. El batera tiene novia. Lo siento por ella…bueno no. Y el rubio esta soltero desde hace un par de meses que acabo una relación a distancia. Visto las posibilidades me acerco al cantante, y con una voz pasional y lujuriosa le susurro al oído mi idea. El se sonroja, ríe y asiente, susurrándome a mi que en un rato los tendré a todos a mis pies. Que fácil, odio que las cosas sean tan fáciles. Dejaré que el cantante y el primer guitarra se follen mientras yo intento meter mano al rubio y consigo que el batera lo haga también. Eso será mas divertido que dejarse hacer por alguien que lo esta deseando. Efectivamente, al rato todos están dispuesto a venir a mi casa, no a por sexo, para enseñarme maquetas y tal, supongo que el cantante no ha querido decirles la verdad.

Mi casa no esta muy lejos y llegamos enseguida. Os podéis imaginar el final. Yo, con cuatro tíos a mis pies, haciéndome todo lo que yo les pedía. Me centré más en el rubio, era el que mas me gustaba. Sinceramente, yo creo que ellos lo pasaron bien. El cantante me ha dejado su número, volveré a llamarle algún día.

Si, esta es mi vida, noche tras noche, busco a alguien con quien divertirme. Pero la sociedad es así…¿no? Unos tienen sus hobbys, yo tengo los míos…¿y tu lector, quieres ser mi próximo juego?

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS